Supersticiones para la buena suerte

Las Supersticiones son las creencias contrarias a las razones que atribuye una explicación mágica a la generación de los fenómenos, procesos y sus relaciones. Como por ejemplo las religiones.

Sky Tarot te enseña algunas de ellas y su origen.

 

Tocar madera

Tocar madera ante las desgracias ajenas o cruzar los dedos para que nuestros deseos se cumplan son supersticiones implantadas en el subconsciente del ser humano  desde tiempos inmemorables y que a día de hoy las seguimos ejecutando como un acto reflejo.

Cruzar los dedos

Cuando incumplimos los juramentos, cruzamos los dedos para protegernos de la mala suerte. También realizamos este gesto cuando pedimos un favor para que nuestro deseo se cumpla. Este gesto se remonta  a una costumbre cristiana mediante la cual dos personas entrelazan sus dedos índices para expresar un deseo y jurarse mutuamente ayudarse a cumplirlo

Si te pitan los oidos

Cuando nos pitan los oídos, lo achacamos a que alguien está hablando de nosotros. Así pues y según la tradición, el oído izquierdo sería para el amor y el derecho para el rencor. Si  pellizcas tu oído derecho cuando te pita, se dice que el rencoroso murmurador se morderá la lengua.

Soplar una pestaña

En la edad media  existía la creencia de que el Diablo coleccionaba pestañas, por lo que cada vez que a alguien se le caía una pestaña se consideraba un mal augurio. Para contrarrestar el efecto había que coger la pestaña, ponerla en el dorso de la mano y arrojarla por encima del hombre izquierdo, o bien ponerla sobre la punta de la nariz y soplarla. La creencia del Diablo se ha perdido con el tiempo, pero seguimos conservando la superstición de pedir un deseo al soplar una pestaña caída.

Soplar una vela de cumpleaños

Esta superstición proviene del Sacro Imperio Romano Germánico en la Baja Edad Media. Fue en esta época cuando se empezó a instaurar la costumbre de colocar en pasteles de cumpleaños tantas velas como años se cumplían con la peculiaridad de que se colocaban tantas velas como años se cumplían más una. Ésta vela adicional simbolizaba la prosperidad del próximo año y  era la que resultaba fundamental  apagar para obtener buena fortuna el año venidero.

Herradura de la suerte

En la antigua Grecia, la herradura, por su forma de media luna y la capacidad de atracción del hierro, era considerada mágica. Los cristianos europeos se adueñaron de esta superstición y atribuyeron su origen a San Dunstán de Canterbury, un monje y arzobispo inglés estudioso de la metalurgia.

Según cuenta la leyenda, un día se acercó a Dunstán una extraña criatura bípeda que le pidió que herrara sus pezuñas. Al darse cuenta de que las tenía hendidas, Dunstán comprendió que se hallaba en presencia del diablo. Le dijo que para hacer bien su trabajo debía atarlo a la pared y, a continuación, comenzó a clavarle las herraduras de una forma tan dolorosa que el diablo le suplicó que parara y le soltara. Como condición para liberarlo, Dunstán hizo prometer al demonio que jamás entraría en una casa en la que hubiese colocada una herradura encima de la puerta. Este sería el origen de la herradura de la suerte.

¿Deseas contactar con un experto?

ATENCIÓN AL CLIENTE

Avenida Cataluña nº 19 11 planta 5 oficina Zaragoza, Código postal 50014
Teléfono: 902 55 72 15
Email: info@skytarot.com
Web: SKYTAROT

SUSCRIBETE


Acepto la Política de Privacidad de SkyTarot.
Acepto recibir comunicaciones comerciales y promocionales

PAGO 100% SEGURO

100% CONFIDENCIALIDAD

* Coste máximo del servicio de Ocio y Entretenimiento Línea 806: 1,21 €/min. desde red fija, 1,57 €/min. desde red móvil. Impuestos incluídos. Sólo mayores de 18 años. Servicio prestado por Silver Group. Avenida Cataluña nº 19 1º planta 5 Oficina Zaragoza, Código postal 50014 *
Todos los derechos reservados | SKY TAROT – © Copyright 2018