4 curiosidades del Tarot que seguramente no sabías

El Tarot es una técnica de adivinación ancestral conocida por muchos, pero no en profundidad.

Debido a los prejuicios sociales a los que estamos sometidos poca gente conoce la esencia de este arte.

En el Tarot se abren otras posibilidades perceptivas en las que él o la tarotista siente sensaciones que van más allá de lo propiamente terrenal, es decir, que su conocimiento está vinculado con lo que hay más allá de nuestros cuerpos, nuestras almas, nuestra verdadera esencial.

Algunos expertos consideran que su inicio es muy remoto, fascinando a numerosas culturas distintas desde el Antiguo Egipto hasta el siglo en el que nos encontramos. Aunque hay varias teorías al respecto, su inicio se remonta a tanto tiempo atrás que es complicado saber cuándo tuvo lugar de manera exacta. Lo que si que sabemos es que su trayectoria ha sido tan larga, que nos ha dejado bastantes cariosudades, las cuales vamos a comentar en este blog.

1. El Tarot que se conoce actualmente es obra del famoso Leonardo Da Vinci.

Muchos personajes ilustres han creado sus propias cartas de Tarot con su propio estilo. Leonardo Da Vinci fue el ejemplo más destacado de ello, realizó bocetos de cartas que con el tiempo se han convertido en su propio tarot: el Tarot de Leonardo Da Vinci.

¿Deseas contactar con un experto?

2. La importancia del comportamiento del cliente y del vidente se mide por igual.

Los expertos en el Tarot afirman que para desarrollar este arte se necesita una actitud positiva para que las cartas hagan el efecto deseado. Por ejemplo, si una persona que acude a por ayuda se muestra con una actitud negativa hará que pueda llegar a bloquear los resultados del vidente. Por el contrario, para las personas que creen en su poder, le sacan partido al máximo obteniendo resultados sorprendentes.

3. Existen diferentes especializaciones de los tarotistas dependiendo de sus aptitudes

Al igual que cualquier otra ciencia, todos los videntes no son iguales, algunos son mucho más eficientes en ciertos aspectos que en otros. Por ejemplo, hay algunos que perciben con más claridad temas sentimentales, u otros son expertos en los elementos.

4. La energía que se genera entre ambas partes es clave en el proceso

En el momento en el que el cliente lanza una pregunta, el o la tarotista tiene que elegir una tirada dependiendo de dicha cuestión, complementándose ambos mediante un juego binario. Tanto el vidente como el cliente son relevantes, así como el vínculo que se crea entre ellos. De ahí que la energía de predisposición y positividad es fundamental para que el proceso se genere con éxito.